Fabriquín

¡Bendito fabriquín que nos proveía de elementos para hacer fuego y “armas”, troncos…! Sin él al pie mismo de mi casa mi infancia hubiese sido más aburrida