3 comentarios el “LOS TÚNELES DEL TREN ……………………………………………………

  1. Yo si que he cruzado bastantes veces el túnel que llevaba a Eirís. Y como bien dices, no tenía iluminación artificial, y al ser en curva, había un tramo que lo cruzabas en absoluta oscuridad, pues no veías ninguna de las dos entradas. Era la parte emocionante. Y más emocionante se ponía cuando notabas el retumbar de un tren acercándose, y veías reflejado en las paredes mojadas del túnel, el haz del faro de la locomotora. Tenías que saltar de la vía y arrimarte bien a la pared.
    También solíamos poner puntas en las vías, que al pasar el tren sobre ellas, quedaban planas y parecían hojas de espada en miniatura.
    Eso, si entre que las ponías y llegaba un tren, no pasaba el guardavías, empleado de RENFE, que iba repasando que no hubiese objetos en las vías, en esas zonas que bien sabía que eran accesibles a los chavales y sus trastadas.

    Me gusta

  2. Hola, me llamo Jose y también he cruzado muchas veces ese túnel. A mis amigos y a mi nos gustaba mucho hacerlo. Recuerdo que llevábamos linterna para movernos en su semioscuridad, Recuerdo los refugios que tenia a largo de sus paredes , en su parte recta, cada 200 o 300 metros. Unos estaban secos y otros tenían filtraciones de agua. En ellos jugábamos a las cartas, fumábamos nuestros primeros pitillos y hasta poniamos velas para tener luz.
    Que emoción todo eso. Cuando venia un tren…las vibraciones de aquello, la luz del convoy, el ruido infernal…las chispas de algunas ruedas…que sensación.
    El peligro de toparse alli dentro, con jitanillos o ladronzuelos…El único semáforo, antes de la curva. Y sobre todo contemplar lo diminuta que se veía la salida del lado del Liceo. Es un túnel muy largo, y por mas que caminabas la salida parece que no llegaba. Creo que tiene varios kilómetros.2,3?
    Su humedad, su eterna corriente de aire. Cuantas emociones, cuantos recuerdos…
    Despues, en Lavedra había otro túnel de la, muy cortito, y antes de la estación había un último túnel con mucho mas tráfico. Con el de las Jubias nunca me atreví. Era mortal su estrechez.
    Como curiosidad, comentaros que en la portada del libro “Los muertos viajan deprisa” de mi amiga y escritora Nieves Abarca, y que a su vez también es coruñesa, sale el interior de este túnel, tan tétrico.

    Un saludo, colegas.

    Jose del 67.

    Me gusta

    • Un placer poder leer tu comentario. El comentario de alguien que se atrevió a cruzar el túnel. Yo no lo hice, como bien puedes leer en el artículo. Un apunte “dimensional”. Ese túnel no alcanza el kilómetro. En Google se puede medir de boca a boca y da 906,77 metros, con algo de curva que hace se acercará al kilómetro pero…. cuando eras crío y con esas emociones…. bien podía parecer que salías en las antípodas del planeta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s