4 comentarios el “MI COLEGIO – ÁNGEL DE LA GUARDA – CEIP ANXO DA GARDA ……………………………………………………

  1. En esa inauguración había una buena representación de las grandes familias del régimen triunfadoras de la Guerra Civil.
    Te propongo que bucees en la vida de Ángela B. de Soto, un personaje de Os Castros.

    Saúde

    Me gusta

  2. Ángela B. de Soto era “Doña Angelita”, que empezó siendo una sirvienta del Sr. Soto y que tras pasar el tiempo se casó con él y, al no tener hijos, ella heredó su fortuna. Ella hizo la donación de los terrenos (y no sé si también dinero, supongo que sí) para que hiciera el colegio la Caja de Ahorros. Como era muy religiosa puso la condición de que tuviera una capilla en la que se oficiara misa. Yo la recuerdo ya muy mayor yendo a misa los domingos en esa capilla. Tras su muerte se sustituyó la capilla por el salón de actos, que era más necesario. Eso debió ocurrir en1977. Lo recuerdo porque yo estaba en el grupo de teatro cuando cursaba 7º de EGB y al terminar el curso no pudimos representar en el propio colegio y tuvimos que ir a otro centro de la Caja de Ahorros en la Ronda de Nelle. Cuando estaba en 8º sí que ya se ensayaba a principios de curso en el salón de actos.
    También en agradecimiento a Doña Angelita se le dio nombre a la calle lateral del colegio.
    Por cierto, el nombre inicial de la calle de la entrada principal del colegio era “3ª travesía de Buenavista” y pasaron varios años hasta que tomó el nombre de Monte das Moas, que lo tomó de la calle (camino) ya existente en el núcleo original del mismo nombre.
    Al colegio muchos le llamaban “el colegio del caldo” porque antes de que se construyera ya se impartían clases en un bajo de lo que era Buenavista (hoy quedaría en la Av. del Pasaje, cerca de la parada del autobús) y se daba de comer a niños de familias con pocos recursos. Parece ser que la comida más habitual era el caldo gallego, de ahí el nombre. Además en el nuevo colegio se siguió dando servicio de comedor.
    Yo empecé párvulos de cinco años en ese bajo, aunque yo no iba al comedor. La verdad es que era muy cutre, pero hacían una gran labor. Recuerdo que mi hermana, que me lleva seis años, empezó el curso en el nuevo colegio Ángel de la Guarda unos meses antes que yo porque no habían terminado las obras. Supongo que por eso la inauguración fue en diciembre y no en septiembre.

    Me gusta

    • COHABITACIÓN – Confidencias 40 años después.
      Matizo el tema de la capilla en el colegio: durante un tiempo hubo cohabitación entre la capilla y el gimnasio. En el “patio de butacas” de la “iglesia” saltábamosal trampolín, al potro y hacíamos otros ejercicios gimnásticos. El recinto también lo usábamos para los ensayos de teatro de los que hablas y, como el delito ha prescrito y ni tu ni yo somos los culpables (que yo recuerde), evoco imágenes de un compañero del grupo que tenía un sano descaro y se atrevía a meterse detrás de los cortinajes que separaban el altar y sus santos del resto de la sala y salir disfrazado con el manto de alguna virgen.

      Me gusta

      • ¡Cierto!
        Cuando llovía se apartaban las sillas y bancos y hacíamos gimnasia en la capilla. El problema era que para hacer representaciones de teatro no se podían quitar las figuras y otros elementos religiosos para que quedara un escenario despejado.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s